lee mis entradas desde tu e-mail

domingo, 27 de enero de 2013

A las 11 lo mataron

Contento iba al encuentro de su amor a la universidad
Llevaba material de estudio y el alma feliz de poder verla
los estudios les limitaban los encuentros
pero eran resistentes a los cambios.

La esperó en el portal de su facultad
Llevaba una blusa blanca y unos tejanos que le quedaban perfectos
Bajaba ella por el graderío entre tanta gente
Y sus miradas se encontraron inmediatamente.

Emocionados y discretos a la vez
Se intercambiaron una mirada que decía muchas cosas en pocos segundos
Le acompañó el a cruzar la calle, le dió su material y prometió volver para almorzar
Un dulce beso se dieron, beso que duró tan poco y significo tanto.

Se despidieron y caminando en sentidos opuestos cada uno a lo suyo
Acababa el fugaz encuentro... el último encuentro...
Gritos y disparos se escucharon a lo lejos

Entre la confusión y el alboroto ella giró la cabeza
una cara de pánico y desesperación aparecieron
estaba él tirado a un lado de la calle bañado en sangre
a lo lejos 2 tipos huían del lugar mientras las sirenas policiales sonaron

Un carajo importó la próxima clase, el material, la gente... la muerte...
Corrió a abrazar a su media mitad y se dejó caer sobre su cuerpo intentando revivirlo
lloraba y su cara acariciaba le gritaba sin recibir contestación
su blusa blanca con su sangre se tiñó... a las 11 lo mataron sin razón.