lee mis entradas desde tu e-mail

jueves, 23 de junio de 2016

Delirando

Son casi las 9 y solo quedan las siluetas sueltas en mi habitacion.
Y en la persiana se desliza un hilo de luz, mientras estoy en el piso como estropajo derrotado.

Mientras me apuñala el silencio los gritos no efectuados.
Y me voy dejando caer en lo mas hondo de mi pensamiento, acomodando tragedias, abriendo las ventanas del desasosiego para ventilar los problemas.
Un sorbo a la jarra de cerveza, para que el sabor baile en el paladar y musica demasiado extraña en los audifonos, invitandome al olvido,  olvido infinito y bastardo.
Olvido que en sobriedad regresara de golpe, como las olas del mar quizas en mis momentos serenos.
Olvido con tinte melancolico, tonada amarga sin acompañante. Otro sorbo a la cerveza y a proseguir escudriñando y re descubriendo universos heridos.
Queriendo hacer de ellos, nuevas ilusiones. Que la escencia que los tenia latiendo siga ahi pero con otro proposito.

El cigarro se consumió, la cajetilla esta vacia y una nube de humo me atrapa sin salida, como tantas preguntas que ya no podran ser respondidas ni hoy ni nunca a menos que encuentren la manera de hacer hablar a los muertos, a las paredes y los papeles quemados revelen lo que ocultaron en las llamas...

Veo con dificultad y son las 3 de la mañana, lo supe porque la piel buscaba calor de algun trapo que sirviera de sábana improvisada.

En la inmundicia de mis desechos mentales agoniza un brote de cordura, en peligro de extincion.


sábado, 18 de junio de 2016

Imaginaria fantasía

Dias como hoy para permitirse pensar en amor.
Quisiera decirte por ejemplo, que estoy esperandote en el lugar de siempre, mientras en la multitud intento dar con tu rostro, anhelando rodearte con ansias.
Que quiero contarte como van los proyectos, que me cuentes como va la facultad, cuantas veces te quedaste durmiendote sobre los libros esta vez.
Tengo ganas de que bebamos un café ahi en esa panadería que tanto te gusta mientras con toda la intencion del mundo te haces la inocente para prolongar el tiempo y beber unas cuantas tazas para provocar a que caigala noche y de lo tarde que es, te apetezca compartir el manto estrellado en otro lugar.
Que mientras salimos del café la complicidad de los ojos delate lo inevitable, que al unísono sepamos que esto no es solo una excusa para quitarnos la ropa, no...
El corazon tiene ganas de desnudar al tuyo, de besarle los latidos, de explorarte los rincones, despertar sensaciones, morder deseos, que los gemidos y jadeos energicos se enreden, que tu aliento invada mis sentidos, que el momento frenetico apetezca a abrir tu lado sensual y te dejes llevar por el, llevando los limites de la censura y la pasion con actos que mas que placer en complicidad es esparcimiento de la sexualidad y gozo del alma, mientras los espasmos y las contracciones nacen, mientras el frenesi es plenitud, mientras su cuerpo empapado yace reposando del cansancio, con el corazon vibrandole.
De abrazarte en la madrugada y pensar en algun detalle culinario para el amanecer, en como disfrutaremos de las horas diurnas sin acordarse del reloj
De que quizas te despiertes mientras pretendo dormir para notar la ternura con la que te esmeras en cubrirme con la sábana .
Que te incorpores sin malicia y me acaricies y te fundas en mi cuerpo acompañando mi sueño
Hasta que vuelvas a dormirte.
Levantandome primero, me incorporo a hacer mil cosas para acortar la prisa.
Hasta que el olor a pan quemandose te despierte mientras me sorprendes en una frenetica lucha multi tarea y un desastre de comida por toda la mesa.
Huevos salados, pan carbonizado y jugo de galón para desayunar.
El desorden pide tregua y la comida ya no está.

Limpiamos y volvemos a comenzar.
Y es entonces que un desayuno emerge del sartén y por la hora se convierte en un almuerzo, abrimos una botella para festejar.
Un maraton de peliculas para acompañar.
Y si la trama es aburrida, aprovechar para seguir platicando,  cometiendo sincericidios, con sus dialogos vacios de fondo.
Te vistes y vamos a cenar algo rápido al punto de partida
Asi se van las 2, las 3, las cinco... es donde caemos en cuenta que la magia se acabó y debes volver a la facultad...
Pero soy yo quien se paso horas viendo hacia la nada, porque no existes.