lee mis entradas desde tu e-mail

viernes, 20 de enero de 2017

De viejos amores, de glorias pasadas.

I
Solamente una vez, ame en la vida
solamente una vez y nada mas.
Solamente una vez en mi huerto brillo la esperanza
Solamente una mujer puede adjudicarse
que ha domado un ejemplar silvestre, sin usar la fuerza.
Solamente una mujer ha estado todo el tiempo
y lo sigue estando a pesar de todo.
siendo todo sin ser nada, siendo mucho sin ser todo.
La misma mujer que aplaude mi bien
la misma que advierte mi mal
la misma a quien le comparto prosperidad
la misma que aguanta conmigo la adversidad.
La misma que ha caminado conmigo el barrio
la misma que camina la cuidad sin mi.
La misma que siempre me escribe
la misma a la que ayer le escribia, a la que ahora le escribo.
la que puede ser dulce como los duraznos en verano
que puede ser docil, que puede ser fragil
la misma que es dura, la misma que hiere,
la misma que me mata y me resucita segun la circunstancia.
la misma que me hace sentir que con ella lo tengo todo
que es mi todo
todo.


II

Es curioso que viviendo en a misma zona
jamas la haya visto antes
es curioso que viviendo en la misma zona
hayamos recorrido las calles y desde entonces no fueran como antes.
es curioso que viviendo en la misma zona, conociendonos
no nos hayamos cruzado otra vez.
es curioso que viviendo en la misma zona
las cosas no se prestaran a ser mejor
es curioso que viviendo en la misma zona
no me haya dado cuenta que se haya ido.
es curioso que viviendo en otra zona
frecuentara la misma zona
y no supiera que me fui.
es curioso que viviendo en la misma zona
no fuera de esa zona
es curioso que yendose de esa zona
la zona cambio
es curioso que ya no vivimos en la misma zona
y el mundo no sea tan minusculo
para encontrarmela en el lugar menos pensado.
porque visitamos otra zona, nos encontramos en lugares donde no viviamos
y nos besamos
en mi zona, que tambien era suya
en esas zonas donde otros nos conocian, pero que jamas pensaron en conocernos.
es curioso que
quizas me quiso, quizas quise creer que la quise
y en la zona donde otros nos conocian pero que no nos conocian sin ellos
nos intentamos desconocer.
es curioso que
la casualidad haya sido una curiosidad, que mato a dos gatos que murieron sabiendo.
Sabiendo que no debieron conocerse.

III

24 meses exactos, en los que eran 9 horas al dia, 5 o 6 dias a la semana
vi en una mulata con sonrisa expresiva
y ojos de ilusion
un cortejo interesante
que resulto ser una aparatosa caida
al mismisimo infierno.
esa mujer que con el tiempo dejo la dulzura
y se convirtio en la concubina 
de varias camas simultaneamente
quise demostrarle
que me interesaba sentarme con ella
o pasear por los pasillos en horas libres.
que no pretendia participar
en que fuera alfombra de mi vida.
a pesar que por un lado 
habian barrido con su existencia y su sexualidad
seguia viendola y queriendola como una dama
a pesar que patinaba en su propio vomito
omitia la borrachera y la marihuana
y la invitaba a observar conmigo el atardecer
pero su instinto era carnal
fue mas fuerte que mis caricias
ella hizo conmigo, lo que hacian con ella.
sin ceder a ser el promontorio de su predileccion
la hice de lado
me aparte de su presencia
y tiempo despues
que la tragedia paso
confiesa de golpe
que me amo con locura y que necia a seguir su corazon
me hizo creer lo contrario para evitarme la pena.
que se arrepintio y lloro por muchos meses
por desperdiciar la oportunidad
y reconoce hasta la actualidad
que nisiquiera el que pretende llevarla al altar
la merece tanto... o la merecia.
ni la quiere tanto...
ni la ve..
ni la siente...
como lo hice yo.

IV

En el lugar menos indicado
En el tiempo equivocado
En un proceso fugaz
La vi.
Y por verla regresé
Mil excusas usé
Para conocerla
Para que me mire a lo lejos
y desde el blindado salude con la mano
Y me sonría
Y como estudia arte
Quizas aprecie 
Mi poesía
Y mi nombre cobre vida
Y le traiga a la memoria
Los sabados del Boulevard.
Y nos quedemos a solas
Para que sepa
Que cruzar la puerta
Es una ruleta rusa
En la que  el revolver es la espera
Y su presencia la bala
De la buena suerte.
A un vidrio de distancia
De reflejarme en sus ojos
de que su sonrisa se vuelva mi alegria
A un segundo de que un dia
No me vuelva a ver
A tres desvelos
De que su cara de niña
Se vuelva recuerdo
De que estuvimos
Tan cerca y tan lejos
Y me vaya sin decirle
Que fué mi razón de ser
en los dias de incertidumbre.